COLABORACIONES

19 de julio del 2017: 160 Años de haberse constituido la I Legislatura Estatal

Julio 17, 2017

En el siglo dieciocho el Barón de Montesquieu en su filosofía y teoría política expresó que en todo sistema republicano, el sistema de gobierno presidencialista se distingue de mayoría pluralista, atendiendo al grado de pluralidad y de suspensión en los ejercicios de la competencia y del poder. Este tipo de modalidad de sistema de gobierno tiende a determinar un tipo de relación entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo. Dicha tipología considera dos variables: 1.- negociación que es el número de partidos con lo que el Presidente acuerda la conformación del gabinete y 2.- La mayoría legislativa como el control o no de mayoría legislativa al interior de todo parlamento. Las mayorías son gobierno de partido, o gobierno minoritario, gobierno de coalición mayoritaria o gobierno de coalición minoritaria u gobierno apartidista. Es mediante este pensamiento de Montesquieu que el sistema de pesos y contrapesos se basó en la idea de James Madison en que la ambición de un Poder (Ejecutivo), debe ponerse en juego para contrarrestar la propia ambición del otro Poder (Legislativo). Con esta concepción, la rivalidad de intereses se produciría a raíz de la elección independiente del Ejecutivo y del Legislativo, que representaría diferentes segmentos del electorado además de mecanismos adicionales como existencia de elecciones no concurrentes de Presidentes, Diputados y Senadores. El presupuesto es que de ese modo serían creadas dos instituciones independientes y contrapuestas, capaces de controlarse mutuamente. Así, las ideas del modelo de pesos y contrapesos postula que el poder debe estar distribuido entre varios cuerpos gubernativos, de tal forma que se evite que uno de estos abuse de los otros dos. Desde esta óptica, una rama del gobierno No puede entrometerse legítimamente en los asuntos de otro Poder del Estado republicano para equilibrar el mismo poder, lo que implica hoy que tengamos en México y en Colima una estricta división de poderes. “Con ello el próximo miércoles 19 de julio se estarán cumpliendo 160 años de haber erigido en Colima la I Legislatura Estatal, debido a que fue el 19 de julio de 1857, que se instaló dicha legislatura siendo Gobernador Constitucional el General Manuel Álvarez, electo por unanimidad de votos. Quien duro poco en la primera magistratura pues el 26 de agosto de ese mismo año, murió acribillado por un complot insurgentista. A la primera legislatura le correspondió aprobar en sesión extraordinaria del 26 de agosto de 1857, el Proyecto de Constitución Política local que entro en vigor el 16 de octubre de ese mismo año. No obstante que esta primera legislatura inicio con la frase: “En nombre del pueblo y con el auxilio de Dios”, en la práctica sin ser ningún secreto para nadie, laicista es decir, despojada de contenido religioso en su articulado y en sus propósitos. Por eso no era de extrañar en aquel entonces, que después del juramento exigido a los primeros diputados en funciones, la ceremonia de instalación tomo una solemnidad al pronunciarse la sentencia por parte de los diputados entrantes cito: “Si así lo hiciéramos Dios nos lo permite y si no que nos lo demande”. Aún con ello esta primera legislatura estatal se inscribió en los principios ideológicos Liberales de la época, emanada del Plan de Ayutla. En aquel entonces el cargo de Diputado Local era Honorifico, no recibía dinero del erario público. Esta primera Legislatura estuvo conformado por siete diputados propietarios con sus respectivos suplentes y que fueron: Diputados Propietarios: Francisco Vaca, Ramón R. de la Vega, Miguel Escoto, Liberato Maldonado, Pedro Brizuela, Antonio Cárdenas, y Juan N. Salazar. Diputados Suplentes: Sixto de la Vega, Miguel de la Madrid, Jesús R. González, Ignacio Cruz Centeno, José Ma. Cárdenas, Sebastián Fajardo y Antonio Solórzano. Los distritos electorales locales estaba repartidos en tres en la ciudad de Colima, uno en el Norte del Municipio de Villa de Álvarez, y los tres restantes en el Municipio de Tecomán, Ixtlahuacán, y Coquimatlán. (Ojo: no figuraba ni Manzanillo, Armería ni Minatitlán Ni Cuauhtémoc, Ni Comala). En aquella época del año de 1857 no era raro que el Congreso del Estado sesionara en lugares diferentes, pues el contexto era bélico e intranquilo para los tribunos. Antes eso en varios días las sesiones del Congreso tuvieron que trasladarse a la casa del diputado Liberato Maldonado en el año de 1858, como también no era raro que en esa época se suscitaran la renuncia al cargo de los gobernantes en turno y cuando no renunciaban estos, eran acribillados por sus contrincantes políticos. En este contexto político que se menciona, el 06 de agosto del año de 1858, en sesión extraordinaria mediante oficio del Secretario particular de Gobierno del mandatario Miguel Contreras Medellín, envío la misiva al Congreso de la renuncia al cargo del Gobernador Substituto Ricardo Palacio, renuncia que le fue aceptada por el Pleno de la Primera legislatura estatal. Uno de los actos legislativos sobresalientes de esta primera legislatura fue sin duda el haber decretado la Ley de Hacienda para la entidad, pues ante la penuria fiscal y escases de rentas del Estado, se legislo para establecer medidas fiscales superando el déficit financiero de esa forma el Gobierno no tenía que recurrir a los prestamistas (Hoy Banrural o demás bancos con el objeto de endeudarse para sanear las arcas gubernamentales). Así mismo se aprobó la primera Ley penal para penalizar los homicidios, robos, las heridas, las fugas, la embriaguez y la vagancia. Es de mencionar con gran realce, que en esa primera legislatura por recomendación del gobierno federal en turno, se decretó concediéndole al Gobierno del Estado y Territorio de Colima las Islas Revillagigedo, quien la Secretaria de fomento había arrendado por 18 años en forma anual con una renta de $1,800.00 MN. Pero con dicho decreto la autoridad gubernamental local, instalaría la propia cárcel en la Isla Revillagigedo más adecuada para los reos sentenciados que no fueran de alta peligrosidad, pues lo que se quería era formar una colonia penitenciaria, donde los reos se rehabilitaran mediante trabajos con talleres de artes, y oficios que por cierto jamás puedo concretarse esto. No debiendo olvidar que el 25 de Marzo del año de 1858 lego a la ciudad de Colima por escasos días el Presidente Interino Benito Juárez García y su gabinete estableciéndose después Santos Degollado en Colima una plaza como Jefe del Ejército Federal. Entonces tiene una gran preponderancia recordar la instalación de la primera Legislatura para nuestra entidad federativa; pues recordemos que de los años de 1857 a 1860, marco toda una especia de remolinos, de insidias, codicias, caudillismos, traiciones políticas, generando un gran cuadro de zozobra entre los colimenses y dificultades sociales y políticas. Lo anterior se puede explicar cómo dentro de la hemeroteca legislativa de esta primera legislatura no estén registradas numerosas e importantes Iniciativa de Ley decreto y Acuerdo que marcaron toda una transformación para el bienestar y desarrollo político, económico y social para nuestra entidad”. (Libro: Historia Legislativa del Estado de Colima: Ed: 1994: Quincuagésima Legislatura Dip. Miguel Ángel Novela Villalobos, Coordinador: Colaboradores: Ma. Concepción Caraballo Bolín, Alberto Villalobos Barreto, Agustín Márquez Gileta, German Cortes Conteras, Juana Hernández Horta y Jorge Arturo Pizano Sandoval Qepd).
Mi correo: jamhcom@gmail.com

JUAN ANGEL MAGAÑA HERNANDEZ

¡ANÚNCIATE AQUÍ!