COLABORACIONES

MANIFESTACIÓN PERALTISTA

Junio 19, 2017


“Si no vas luego no te quejes”, amenaza en su cuenta de “face” el convocante de la manifestación pacífica dizque “sin banderas políticas” programada para la tarde noche del lunes 19 de junio de 2017 en la capital del estado, Carlos Maldonado Orozco, nada más ni nada menos que presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública, “organización ciudadana cercana a la agente, líder en asuntos de seguridad que cultiva la participación del ciudadano”.
Para que los malpensados no califiquen la manifestación denominada “un grito a tiempo” como una revuelta ciudadana en contra de quien les incumplió a los colimenses la promesa de campaña de que en su resultante nefasto gobierno vivirían seguros y felices, el peraltista Maldonado Orozco que pretende una diputación en la próxima legislatura estatal aclara que para la misma “se ha trabajado conjuntamente con las autoridades estatales para que la Federación se dé cuenta que existe preocupación de todos los organismos empresariales y los ciudadanos en el tema de la seguridad”, o sea que el objetico es “llamar la atención de los tres órdenes de Gobierno, en especial del federal, para que intervenga con más decisión en el combate a la inseguridad de Colima”.
Tuvieron que caer 60 cristianos a manos de la delincuencia organizada tan sólo en lo que va del presente mes de junio para que José Ignacio Peralta saliera con la genial idea de poner a caminar a la “iniciativa privada colimense adherida a diversas cámaras empresariales para protestar por la inseguridad registrada en el estado durante los últimos meses y especialmente durante el presente mes con más de 60 muertos”, todo para dar un paso más en su tránsito de “Tu seguridad es mi responsabilidad” hacia el “La seguridad es responsabilidad de todos”. Desde luego que la manifestación concertada entre José Ignacio y Carlos “está abierta a la participación de toda la población”, faltaba más.
Grave, muy grave, que hasta estas alturas de la masacre que supera ya las mil ejecuciones, la Federación sorda y ciega no se haya dado cuenta todavía de la preocupación existente en la gran familia colimense que lleva dos años con el Jesús en la boca víctima de asaltos, robos, extorciones, secuestros y desapariciones; también, el que el mismo nivel de gobierno no haya intervenido hasta ahora con más decisión en el combate a la intolerable inseguridad en Colima, como se deduce de las declaraciones de Maldonado Orozco.
Más que un toque de atención o jalón de orejas al gobierno peñanietista, la manifestación peraltista-maldonadista que bautizaron “un grito a tiempo” será un grito en el desierto, una llamada desesperada. Si la burda jugada urdida por José Ignacio y Carlos no lleva la anuencia de la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Seguridad Publica del Gobierno Federal, la Procuraduría General de la República, la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina, a sus titulares e integrantes no les van a agradar las recriminaciones que desde el mismísimo Rey Colima enviarán “Urbe et orbi” los participantes en la bendita concertada marcha peraltista. Avisados están.
En lugar de participar en manifestaciones arregladas, la iniciativa privada representada por las cámaras empresariales debiera dirigir su vista hacia la más que evidente corrupción que se está dando en el otorgamiento de contratos millonarios a los favoritos del gobierno peraltista para convertir el C4 en C5, pues la misma al final del día incidirá negativamente en la seguridad de los colimenses. ¿O no?
EL ACABO
También en las postrimerías del gobierno silverista hubo la misma faramalla de una marcha por la seguridad en la que sus participantes vistieron de blanco. Nada se concretó entonces ni se concretará ahora. Al tiempo.
*Columnista #G8 Independiente.

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!