COLABORACIONES

PARA TODOS HABRÁ SI NO ARREBATAN

Agosto 09, 2017

En lugar de continuar enfrascados en acusaciones mutuas de intervenciones indebidas de los villanos favoritos de quienes se disputan el poder decisorio en el panismo colimense, los simpatizantes de la diputada Julia Jiménez Angulo y del Presidente del CDE del PAN, Enrique Michel Ruíz, deben deponer ya su beligerancia, tranquilizarse y apostarle al diálogo y a la conciliación para llegar a acuerdos que le devuelvan a su partido la armonía y la cohesión internas perdidas, y restablezcan para él la confianza ciudadana de cara al 2018. El horno no está para bollos, por su propio interés todos deben ya dejarle de artizar al fuego.
En tanto el equipo de Doña Julia agota la vía de las impugnaciones, el de Don Enrique debe incluirlos ya en el trabajo partidista preparatorio de la próxima contienda electoral desoyendo las voces de los “duros” como el porrillo excluyente muy limitado de entendederas diputado local Luis Humberto Ladino Ochoa, el mismo al que como Coordinador del Grupo Parlamentario de Acción Nacional en el Congreso del Estado, por su cerrazón e impericia política, en buena parte, se le fueron las cabras pri-dependientes al monte. Que continúe promoviéndose como aspirante a senador de la República, pero que le ayude a su partido no estorbándole en el tema de la tranquilización de los ánimos todavía caldeados entre michelistas y julistas, preciadistas y peraltistas, y anayistas y moreno vallistas.
Sin esperar a que las todavía agitadas aguas azules se calmen, cuadros panistas como el diputado local de mayoría relativa, Riult Rivera Gutiérrez, sabedor de que el tiempo apremia (ya restan menos de diez meses para las elecciones locales concurrentes con la federales del domino 3 de junio de 2018) y de que su compañera alcaldesa de Villa de Álvarez, Julenny Cortés León, se ha ganado a pulso la desaprobación ciudadana dándole al traste a la posibilidad de su reelección, ha centrado su atención y activismo en ese importante municipio conurbado a la ciudad de Colima del que se propone ser alcalde el próximo trienio 2018-2021.
Para concretar su propósito, Riult Rivera Gutiérrez trabaja ya de lleno con su equipo de simpatizantes en colonias, barrios y comunidades villalvarences, liderado por gente probada en los menesteres político-electorales como el diputado local plurinominal suplente José Santos Dolores. Riult tiene lo que necesita para retener los colores y siglas panistas en un bastión que conquistaron por primera vez en 1997, retuvieron en 2000 y desde este año se han venido alternando con el Partido Revolucionario Institucional que en 2018 intentará recuperarlo con el también diputado de mayoría relativa, Héctor Magaña Lara, en la que sería una contienda dinámica y competitiva.
En virtud de que todos los partidos políticos con registro en la entidad necesitarán a cinco mujeres para candidatas a presidente municipal, cinco a síndicos, ocho a diputadas locales de mayoría relativa, más otra para diputada federal y una más a la fórmula senatorial, entre el viejerío vestido de azul y blanco también deberá haber lugar para la diputada local plurinominal, Julia Jiménez Angulo, así continúe montana en el macho de las impugnaciones ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Todo es parte del show y nadie debe espantarse del mismo.
Todavía vendrán días de jaloneos y mentadas entre los líderes panistas locales que seguirán matándose sin hacerse daño, mucho menos el harakiri porque tampoco tragan lumbre. Al final de tanto brinco nadie querrá quedarse fuera del reparto de candidaturas, de manera especial tratándose de las muy codiciadas plurinominales. Para todos y todas habrá siempre y cuando no arrebaten. Al tiempo.
EL ACABO
• Quienes se enfrascaron en la dura disputa por la dirigencia estatal del PAN se supone que de antemano sabían que la misma no iba a ser una guerra florida sino todo lo contrario. Si al final de la misma salieron más correas del curtido cuero del senador Jorge Luís Preciado Rodríguez, ese es otro cantar.
• Tanto la Contralora General del Estado, C.P. Águeda Solano Pérez, como la presidente del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos, Rocío Campos Anguiano, están donde están para taparles sus trapacerías al gobernador y a sus secretarios.

JOSÉ LUIS SANTANA OCHOA

¡ANÚNCIATE AQUÍ!